Transformación Freeman: Primer Capitulo: Búsqueda del MBA

Este blog es el primero de una serie titulada Transformación Freeman.   Mi objetivo es expresar y compartir con ustedes como la búsqueda de un MBA me ha transformado .   También quisiera con este blog  relatar y documentar mi experiencia como estudiante del MBA de Freeman  y residente de la vibrante ciudad de New Orleans.

Yo, Jean Paul (JP)

Quiero que me conozcan un poco antes de comenzar la serie.

Me llamo Jean Paul Rodríguez-Díaz y soy candidato dos maestrías de Freeman en el 2013: el Master in Business Administration (MBA) y el Master in Global Management (MGM).  Nacido y criado en la hermosa ciudad de Ponce, Puerto Rico, he tenido la dicha de crecer con una hermana mayor (Michelle) y dos padres excepcionales. Por más que me encantara la seguridad, comodidad, y comida de mi casa (mi madre es la mejor cocinera del mundo) siempre quise estudiar fuera de Puerto Rico.  A los 18 años decidí mudarme a los Estados Unidos para estudiar en Boston University, donde me gradué con un bachillerato en Economía y Relaciones Internacionales en el 2008.

Mi vida profesional comenzó en el verano del 2008, cúspide de la recesión económica mundial.  Luego de una larga y ardua búsqueda, conseguí un trabajo con una empresa consultora global especializada en la soluciones de negocio SAP y Oracle llamada K2 Partnering Solutions.  Por dos años desarrollé y expandí el negocio latinoamericano de K2.  A pesar de que aprendí mucho y formé unas amistades inolvidables, siempre sentí un vacío.  No estaba satisfecho al cien por ciento con mi vida profesional.  Tenía hambre para más.

En el verano del 2010 decidí renunciar a mi trabajo y concentrarme en la búsqueda de un programa MBA, con la meta de satisfacer esa hambre profesional.

Mi Búsqueda

Luego de tomar el temido GMAT, pasé días pensando en mis próximos pasos.  Con tantos programas de MBA prestigiosos alrededor del mundo, necesitaba encontrar una manera de limitar mis solicitudes a seis.  Con este fin, comencé a preguntarme lo siguiente:

  • “Qué quiero lograr con un MBA?”
  • “Cuáles son mis metas profesionales?”
  • “Cuáles son los programas que me ayudarán a alcanzar estas metas?”
  • Sabía que quería estar en un programa prestigioso.  No necesariamente significaba solicitar a una escuela de negocios Ivy League.
  • “Qué tipo de universidad quiero?”
  • “En que tipo de ciudad quiero vivir?”
  • “Quiero tener nieve hasta el cuello en Nueva Inglaterra?”

Después de preguntar y contestarme una serie de preguntas similares a éstas concreté una lista de seis escuelas de negocio, todas localizadas en climas cálidos y ninguna Ivy League J.  Me aceptaron en tres de los seis programas(Freeman, IE, e IESE).  Me llegó el momento de tomar una decisión.  Estaba indeciso, ya que los tres programas eran excelentes y prestigiosos.  Luego de unos días llenos de incertidumbre, me llegó por correo una invitación para visitar Freeman y conocer a la administración y otros estudiantes admitidos.  A finales de marzo del 2011, tomé un vuelo desde Puerto Rico a New Orleans.  Quedé encantado con la escuela, los estudiantes, y la administración.  Me dí cuenta que para alcanzar mis metas y realmente disfrutar de mis dos años de MBA, necesitaba estar en un programa pequeño, diverso, e íntimo, y Freeman cumplió con mis tres requisitos.   Adicionalmente, Freeman me ofrece lo siguiente:

  • Un curriculum y alcance global
  • Un ambiente pequeño e individualizado
  • Programa aplicable a la realidad actual de negocios (hands-on program)

Me dí cuenta en este proceso de búsqueda que rompí el encapsulamiento informativo institucional (propaganda elitista de los Ivy League) que nos limita a encontrar alternativas que calcen con nuestras metas profesionales y de estilo de vida.

Ingresé a Freeman en agosto del 2011, y no he mirado hacia atrás en ningún momento.  Mi transformación comenzó con un viaje a la Ciudad de México en agosto como parte del programa MGM, seguido por un primer semestre de estadísticas, contabilidad, finanzas, mercadeo, y modelaje cuantitativo.  Realmente han sido unos meses increíbles, llenos de experiencias, oportunidades y amistades nuevas.

Y vamos, que te detiene?

Más sobre mi primer semestre en el Segundo Capitulo…

Tercer Capitulo: New Orleans

Cuarto Capitulo: Mi Segundo Semestre

Quinto Capitulo: Paris, Shangai y el MGM

 Jean Paul Rodríguez-Díaz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+